#LibrodeMaltratosyDescuidos
Presentado por:

El libro infantil de maltratos y descuidos

1 hora =

por maltrato infantil

Conflictos familiares que afectan a menores de edad encabezan lista de denuncias ante el PANI

En la lista de las denuncias por maltrato presentadas ante el Patronato Nacional de la Infancia, la denominada “conflictos familiares” está en el primer lugar.

Del total de 202.279 interpuestas en la línea 9-1-1 durante los últimos 5 años, un 31% corresponde a esa categoría.

Seleccione un tipo de denuncia

  • Agresión Física
  • Agresión Psicológica
  • Negligencia por salud
  • Conflictos Familiares
  • Exposición a drogas

Seleccione un año

  • 2012
  • 2013
  • 2014
  • 2015
  • 2016
8200casosEn el 2016:

Este tipo de abuso es una forma de negligencia o descuido que se presenta cuando algunos de los adultos de la familia pelean o discuten y, a causa de ese conflicto, se lastima a un niño o adolescente.

También hay situaciones donde la persona menor de edad es puesta adrede en medio del conflicto o es utilizado como un títere para manipular a otra persona.

“El niño se vuelve una especie de comodín, una carta para sacar provecho”, alerta Marcela González, sicóloga de Paniamor.

Este tipo de maltrato infantil es tan común que muchos adultos lo consideran una forma normal de interacción dentro de las familias. Pese a ello, entre el 2012 y el 2016 el aumento de denuncias por conflictos familiares fue de un 49%.

Ejemplos sobran. Un papá que no permite a sus hijos viajar a la playa con su mamá solo por sacarse un clavo; una mamá que se dedica a referirse de manera negativa e insultante de la madrasta de su hijo; o una abuela que se queja porque su hija se fue a bailar y le dejó a la bebé llorando toda la noche…

pregunta-grafico1

¿Qué debo hacer?
Mi hermano y su exesposa discuten por dinero; él alega que solo dará la cuota para la escuela del niño si ella deja de ver a sus amigas, que según él son una mala influencia. Ante el chantaje, ella le responde que si no aporta el dinero le dirá al hijo de ambos que el papá lo abandonó para siempre.

  • AIgnorar lo sucedido, cada familia es un mundo y ellos lo resolverán.
  • BPresentar una denuncia por maltrato infantil ante el Ministerio Público.
  • CPromover el diálogo entre los adultos, y buscar asesoría de una organización experta en derechos de la niñez.

La gerente técnica del Patronato, Elizabeth Ballestero, explica que las indagaciones del PANI demuestran que los conflictos familiares son el detonante de abusos más serios en el plano físico y emocional.

“Cuando el conflicto familiar involucra violación a los derechos de los niños es obligación de los adultos buscar ayuda, lo primero es hablar del tema para dar con una solución, si éste persiste se debe solicitar auxilio de profesionales, de grupos o asociaciones”, dice Ballestero.

pregunta-grafico1

¿En cuál de estos casos hay un conflicto familiar que afecta a un menor de edad?

  • APapá quiere ver el partido del Real Madrid, pero mamá quiere ver el de Barcelona. Discuten y se insultan; el niño está en su cuarto, pero escucha lo que ocurre.
  • BPapá tiene que irse muy temprano para el trabajo y por ello no puede ir a dejar al bebé a la guardería. La mamá, que también trabaja fuera del hogar, debe de pedirle ayuda a una vecina.
  • CLas finanzas del hogar están ajustadas porque despidieron a mamá del trabajo. Con menos dinero, los papás deciden sacar al niño de las clases de karate.

Adultos agresivos

En el segundo lugar de la lista de denuncias está la agresión física: 2 de cada 10 alertas son por este tipo de abuso.

En esta categoría se ubican los casos de papás y mamás que “fajean” o pellizcan a sus hijos como una forma de castigo, así como otros más graves en donde el adulto golpea a la persona menor de edad para descargar su ira.

El maltrato físico es una de las formas de abuso hacia los niños y niñas que causa más dolor y lágrimas, pero no solo para las víctimas…

El psiquiatra especialista en infancia, Luis Diego Herrera, explica que el maltrato infantil afecta a toda la sociedad, pues los niños que sufren de violencia son más dados a convertirse en adultos agresivos e irrespetuosos a las normas y leyes.

mariposa

“La gente cree que la violencia contra los niños solo ocurre en los precarios, entonces crean comunidades cerradas, meten a sus hijos en burbujas sociales; pero se está incubando una sociedad violenta…Hay un alto grado de cinismo y negación de que el problema no es de la sociedad, sino de otra gente”, advirtió.

Herrera considera que aunque no existe una varita mágica para frenar el maltrato infantil, la estrategia más adecuada es trabajar en comunidades en riesgo social para darle herramientas a sus habitantes con las que puedan convivir en armonía y lejos de la violencia. Así se logrará evitar sufrimiento y a largo plazo, opina el especialista, se generará un ahorro para el Estado y para la sociedad: es más barato invertir en niñez que en cárceles.

Cantidad de denuncias por descuido en salud de un menor de edad creció 90% en 5 años

Medicinas, ir al doctor y llevar una dieta especial son parte de los cuidados especiales que deben tener muchos niños y adolescentes debido a enfermedades o padecimientos que los aquejan, en algunos casos, desde que nacieron.

Es responsabilidad de sus papás o cuidadores darles esa atención. Pero muchos no lo hacen, lo que pone en riesgo la vida de los chicos.

A eso se le llama negligencia en salud y es una forma de violencia que cada vez genera más alertas.

cuento-mapaches-portada

La denuncias ante el PANI recibidas a través de la línea 9-1-1 por ese tipo de abuso infantil pasaron de 3.951 en el 2012 a 7.523 para el 2016. El aumento es de un 90%, prácticamente se duplicaron.

Para derrotar la negligencia existen escuelas para padres y campañas de formación, pero, según Ana Teresa León –presidenta del PANI– la mejor estrategia es crear conciencia en las personas antes de que se vuelvan padres. “Tenga solo los hijos que pueda hacer felices, no solo es una cuestión de dinero, sino de compromiso emocional. Es una responsabilidad por mucho tiempo”.

La jerarca en temas de la niñez sostiene que los hijos se deben de disfrutar, pese a que muchos padres ven su crianza como una obligación o sacrificio.

gatos
Una el tipo de negligencia con el número de casos
Tipo de Negligencia
Negligencia por dejar
a un niño solo en casa
Negligencia
por Educación
Negligencia
por abandono
Negligencia
por Salud
Cantidad(2012-2016)
29143
6737
566
450

PANI desatendió a cuarta parte de víctimas de maltrato infantil en últimos cinco años

En este país pequeño, verde por dentro y pacífico por fuera, el respeto de los derechos de la niñez de 1.3 millones de menores de edad es, en miles de casos, pura fantasía.

Ficción porque en los últimos cinco años 242.829 menores de edad han visto amenazados o pisoteados sus derechos, un promedio de 48.565 afectados por año.

Si la cantidad resulta estremecedora, lo es más que el Patronato Nacional de la Infancia (PANI), institución rectora en materia de niñez y adolescencia en el país, desoyó una cuarta parte de estos llamados de auxilio, interpuestos en su mayoría (8 de cada 10) a través del 9-1-1. Es decir, entre el año 2012 y el 2016, de cada 20 violaciones a los derechos de un menor de edad, solo 15 recibieron atención de las autoridades del Patronato.

Las cifras se desprenden de los informes anuales del Plan Operativo Institucional del PANI correspondientes al último quinquenio, y contabilizan a las posibles víctimas de amenaza o violación de los derechos de la niñez.

“La frecuencia de las alertas no nos deja atender todas, el volumen es muy grande”, justifica la presidenta ejecutiva del PANI, Ana Teresa León.

20122013201420152016Niños víctimas de agresión, según denunciasNiños atendidos41,02756,81252,12147,43345,43628,87739,76238,62636,13233,899

Las denuncias que se quedan sin atender, no son las más graves, asegura el PANI.

Tres categorías ayudan a clasificar las denuncias. Las número 1, aquellas en las que hay un riesgo clarísimo para el infante o el adolescente -abuso sexual, abandono y tortura-, son la prioridad del PANI. En los niveles 2 y 3, por el contrario, no existe tal amenaza, aunque sí haya una violación a algún otro derecho de los niños, como por ejemplo que los responsables de un menor de edad no lo lleven a la escuela a diario.

Las denuncias urgentes del nivel 1, asegura el PANI, reciben respuesta inmediata, mientras que la cuarta parte que han quedado en el limbo entre 2012 y 2016 corresponde a las categorías menos apremiantes 2 y 3, afirman. Sin embargo, hasta el año pasado inclusive los datos de la institución no permitían identificar las denuncias por nivel de premura. La culpa la tiene el sistema estadístico, argumenta el PANI, que no registraba la categoría asignada a cada denuncia.

“Si tenemos programado atender una denuncia nivel 2 y entra una categoría 1, debemos dejar todo y salir corriendo a auxiliar ese caso”, dice la presidenta ejecutiva del Patronato, aunque reconoce que es posible que las situaciones que no parecen ser graves se inflen hasta convertirse en un riesgo categoría 1; por lo que una intervención oportuna en los niveles 2 y 3 es también importante.

Son precisamente los casos de la categoría 1 los que requieren que el PANI considere retirar al menor de edad de su hogar para ubicarlo en la casa de algún familiar, vecino o albergue.

cuento-gatos-portada

Las consecuencias

La justificación esgrimida por el Patronato para dejar sin atender a una cuarta parte de la población menor de edad en riesgo es catalogada como “inadmisible” por la Defensora de los Habitantes, Montserrat Solano.

“Debe haber mecanismos más eficientes de generación de respuesta, así como formas de protección que prevengan que esos niños y niñas afronten esa situación”, recalcó la jerarca consultada por este medio. Solano sostiene que el nivel de violencia que sufren los menores de edad, reflejado en el número de denuncias de los últimos cinco años, es “atroz” para la sociedad y condiciona el futuro del país.

La sicóloga e investigadora de la fundación Paniamor, Marcela González también alerta sobre las consecuencias del maltrato infantil y afirma que por ligera que parezca, toda forma de violencia debe ser atendida con seriedad porque deja secuelas que tendrán eco en la adultez.

“La violencia no solo deja malos recuerdos, mutila emocional y físicamente a las personas”, asegura González.

Vivir en un ambiente violento genera un estrés venenoso en los niños, los hace vivir en angustia constante y los condiciona a ser agresivos. Así es como se forman los matones y, más adelante, los adultos violentos, añade la experta.

Otro posible desenlace por estar expuesto a la violencia es que el niño se vuelva más vulnerable a ser maltratado y a soportar relaciones abusivas que lo perjudican.

Más personal

La fórmula del PANI para cubrir la cuarta parte de las denuncias que están siendo desoídas es aumentar el número de oficinas locales de 52 a 80, abrir 20 consultorios familiares para brindar servicios gratuitos y contratar 800 nuevos funcionarios.

Para ello, la institución requieren de una partida extraordinaria de ¢47.831 millones que debe aprobar la Asamblea Legislativa, luego de que los legisladores recortaron un monto igual del presupuesto del PANI para este año con la finalidad de destinar los recursos al Ministerio de Seguridad, entre otros.

mariposa

La millonaria cifra corresponde al 7% del Impuesto sobre la Renta, que según establece Ley Orgánica 7648 de 1996 que creó el Patronato, así como resoluciones del Tribunal Contencioso Administrativo y de la Sala Constitucional, corresponde a la institución.

“Lo que hay que entender es que no es dinero para al PANI, sino para la niñez, para atender a estos niños que sufren de violencia y para prevenir que la sufran”, exclama su presidenta ejecutiva.

El miércoles 31 de mayo, la Comisión de Hacendarios del Congreso aprobó enviar al plenario el proyecto de la aprobación del presupuesto para su discusión final, el último paso necesario para la transferencia de estos recursos al PANI.

La Defensora Montserrat Solano señaló que una vez que se trasladen los recursos, el PANI deberá de demostrar que tiene la capacidad de ejecutarlos y dar un salto cualitativo en los servicios que brinda. “Va a haber fiscalización y observación, los nuevos recursos no pueden ser desaprovechados en crear burocracia adicional, sino en defender mejor los derechos de los niños y niñas”, sentenció.

Abuso sexual representa el 5% de denuncias por violencia infantil

Hay adultos que son más malos que el peor de los monstruos imaginarios que habitan en el armario; ellos se aprovechan de la inocencia de los pequeños para tocar sus partes íntimas y violarlos.

De cada 20 denuncias que llegan al PANI por violencia contra niños o adolescentes, una es por abuso sexual.

El dato es un promedio de todas las denuncias registradas entre el 2012 y el 2016 por medio de la línea 9-1-1 y no incluye las que se realizaron directamente en el Organismo de Investigación Judicial o el Ministerio Público.

Los abusadores sexuales son, en la mayoría de casos, personas de la misma familia de la víctima: padrastros, tíos, abuelos, hermanos, papás…

Descubra la cantidad de denuncias pulsando cada año

201220132014201520161731casos1603casos1878casos1978casos1915casos

La gerente técnica del Patronato, Elizabeth Ballestero, explica que el abuso sexual es la forma de violencia más compleja para abordar y que tiene los efectos más dañinos para los niños y adolescentes.

Para atender estos casos y llevarlos a la justicia hay que presentar una acusación ante la Fiscalía, acudir a la Medicatura Forense, ir al hospital, apartar al niño de la casa y de su familia, verificar si los hermanitos están en riesgo.

“Es algo muy complicado, y difícil de abordar con las familias, entender que uno de sus miembros es víctima de abuso sexual y que el abusador es otro de los miembros. Hay casos en donde todos sabían y nadie dijo nada”, narra.

cuento-conejos-portada

El Código de la Niñez y Adolescencia obliga a los funcionarios de hospitales, clínicas, escuelas y colegios a denunciar ante las autoridades casos en los que sospechan que hay abuso sexual.

La sanción para el abusador es de hasta ocho años de cárcel. Para lograr una condena es necesario el relato de la víctima. Para que se haga justicia, el menor de edad debe narrar los detalles de las agresiones sufridas en su corta vida.

Si se quiere evitar llegar a ese punto es vital prevenir que se cometa el abuso, hablar con los niños y adolescentes sobre los riesgos y estar muy atento para detectar y ahuyentar a los verdaderos monstruos.

Todos podemos contribuir a salvar a un niño y a atrapar villanos en el caso de toparnos con uno, a veces solo basta un botón.

¿Conoce algún caso de abuso?

boton-denunciar

Editora General: Amelia Rueda

Supervisión editorial: Antonio Jiménez y Alejandra Fernández

Investigación y textos: Alonso Mata Blanco

Ilustraciones: Álvaro Borrasé

Locución: Mauricio Meléndez y Natalia Monge

Edición de audio: Frank Rodríguez

Desarrollo y diseño: Nexus Digital