#EMPODERADAS

Graduaciones en ciencias médicas

en ciencias exactas en ciencias agrícolas en ingeniería y tecnología

25.58%

Mujeres graduadas en ciencias médicas

74.41%

Hombres graduados en ciencias médicas
Fuente: INEC, Encuesta Nacional de Hogares

La muchachita con casco

“No lo recomendamos, los proyectos de construcción son difíciles, los servicios sanitarios incómodos, el ambiente con los obreros es complicado, el vocabulario… hay que hacer giras”.

Esa fue la respuesta que recibió la adolescente de 16 años Ana Grettel Leandro Tinoco cuando preguntó sobre la carrera de ingeniería en construcción a los estudiantes del TEC que habían llegado al Liceo Vicente Lachner a promocionar la oferta académica de la incipiente universidad.

7 de cada 10 personas graduadas en el área de ciencias médicas son mujeres.Fuente: Programa Estado de la Educación

“A mí nadie me va a decir lo que yo quiero”, pensó la muchacha, convencida de que quería convertirse en ingeniera. Su pasión por las matemáticas y la ilusión de ver materializada una idea en un edificio fueron sus motores.

“No me parece que vayas a estudiar con ese montón de mechudos, yo no te voy a dar la plata para que hagás el examen de admisión” sentenció su padre, pero ella consiguió el dinero, hizo la prueba y la aprobó sin problemas.

El calendario marcaba el año 1975, Ana Grettel , sin saberlo, estaba a punto de convertirse en la primera mujer graduada en ingeniería de Construcción del Instituto Tecnológico de Costa Rica.

ingeniera

Las clases iniciaron, había varias mujeres, tal vez unas 11, pero a medida que avanzaban las semanas ellas se cambiaban a la carrera de diseño industrial o abandonaban la universidad. Pronto en construcción solo quedó Ana Grettel y otra muchacha, llamada Flor Navarro, junto a 40 compañeros varones.

Así lo recuerda la ingeniera desde su oficina en el Centro de Investigaciones en Vivienda y Construcción (CIVCO). Han pasado más de cuatro décadas desde que cursó la carrera, pero tiene muy presente los paradigmas que debió romper en aquel entonces.

“La gente se me quedaba viendo raro en las construcciones, pasaban los buses y todo el mundo señalaba a la muchachita con casco de la construcción. Y en las giras, por las noches, todos los compañeros se iban de fiesta y yo me quedaba sola en el hotel”, relata con un asomo de sonrisa.

Hay otras anécdotas que, más bien, le desatan rabia: como la de aquel profesor que, al ver que sacaba muy buenas notas, le preguntó a quién le había copiado; o las prácticas de topografía, en donde los equipos para nivelar o las mesas de dibujo estaban diseñadas para el la estatura promedio masculina, y no para jovencitas de 1.55 metros de altura.

“¿Qué tuve que hacer?, esforzarme mucho y sacar muy buenas notas, ser una excelente estudiante, para demostrarle a todos porqué yo estaba ahí”.

Al final de la jornada, de toda la generación solo 12 se graduaron de ingeniería en construcción, en el grupo sobresalían las dos mujeres, primeras en la historia de la universidad en obtener ese título. Aunque de las dos, solo Ana Grettel ejerció la profesión.

ingeniera

Pese a que triunfos como los de Ana Grettel han despejado el camino de otras mujeres, lo cierto es que el avance ha sido lento; en la década que va del 2005 al 2014 la brecha entre hombres y mujeres que se gradúan de carreras del área de ingeniería y tecnología solo se redujo un 2%; es decir esos campos siguen siendo un territorio en donde predominan los hombres.

Para el 2014, datos más recientes proporcionados por el Programa Estado de la Nación, de cada 100 graduados de carreras de ingeniería y tecnología 36 son mujeres.

La muchachita del casco repasa su historia satisfecha, agradecida con el coraje que mostró cuando más lo necesitaba, que le permitió sobresalir y triunfar en una carrera no recomendada para mujeres. “Nunca hay que renunciar a los sueños, y sobre todo, no hay que permitir que otros ‘los renuncien’ por uno”, concluye.

Supervisión editorial y multimedia: Antonio Jiménez

Editora General: Amelia Rueda

Jefe de Redacción: Luis Valverde

Investigación, fotografías y textos: Alonso Mata Blanco

Desarrollo y diseño: Nexus Digital